¿Un mundo de la nada?