Un caso de sentido común