Tu relación con el Corán debe ser equilibrada