El hadiz: luz, alegría y saber